Consejos para empezar a correr

1.REFLEXIONA SOBRE POR QUÉ DECIDISTE EMPEZAR A CORRER

Tanto si lo haces por salud, para recaudar fondos para una organización o para honrar la memoria de alguien, el porqué te ayudará a mantener la dedicación. Cuando el entusiasmo de empezar algo nuevo se empieza a desvanecer, tu porqué te ayudará a recordar la motivación, la razón que te hace levantarte temprano por la mañana y te anima a salir a correr después de un largo día de trabajo. Ese porqué es lo que te animará a salir de la monotonía de un día duro, te ayudará a superar la siguiente carrera y entonces recordarás por qué te encanta correr.

2.HAZ TIEMPO PARA ESTIRAR

Es normal sentirse agarrotado y con dolor muscular cuando te estás adaptando a una nueva rutina de running. Estirar antes de ir a correr te caliente y te prepara. Estirar después de la carrera ayuda al proceso de recuperación, haciendo que los músculos vuelvan a su longitud habitual. A veces no te das cuenta de lo genial que te sientes, hasta que te tomas el tiempo de hacer tus estiramientos antes y después de entrenar. Hacer tus estiramientos te ayudará a estar en forma y a mejorar la flexibilidad.

3. BUSCA UN GRUPO PARA QUEDAR

¡Los más extrovertidos seguro que ya lo han probado! Incluso si el running es un momento que te gusta disfrutar solo, unirte a otros runners alguna vez por semana tiene muchos beneficios. Te da la oportunidad de conocer a otros runners expertos y a aprender de ellos. También es un cambio de aires y te hace salir de tu zona de confort. Te hace aprender cuándo darlo todo y cuando no. Si tu objetivo es completar una carrera, acabarás cruzando la línea de meta acompañado de gente con objetivos muy distintos. Sentirse cómodo al correr con otros puede hacer que el día de la carrera sea menos agobiante y más entretenido.

4.CORRE CON LAS ZAPATILLAS DE RUNNING ADECUADAS

Todos tenemos una forma de correr distinta, pero es importante conocer tus zancadas. Si tienes un puente alto es probable que seas supinador, que significa que el pie tiende a inclinarse hacia afuera cuando aterriza en el suelo. Si tienes un puente normal, seguramente tendrás una zancada neutral, por lo que el pie acaba en el suelo de forma efectiva y eficiente. Si tienes los pies planos es probable que seas pronador, de forma que el puente se aplana cuando el pie toca el suelo, causando que el pie y el tobillo se inclinen hacia dentro. A continuación tienes un resumen del tipo de zapatilla recomendada para cada tipo de zancada.

  • Neutral: zapatillas con amortiguación neutral o zapatilla ligera de estabilidad
  • Pronador: zapatillas de control del movimiento o de estabilidad
  • Supinador: zapatillas con amortiguación neutral o con amortiguación ligera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *