Cuarentrena/En equipo es mejor

Por Daniela Torres

Instagram: dani.torresh

Para los que somos seguidores del atletismo de alto rendimiento nos sonará familiar el nombre “Bowerman Track Club”, un equipo de atletas profesionales especialistas en las largas distancias, que tiene su sede en Portland, Oregon, y que entre sus entrenadores se encuentra Shalane Flanagan, quien en su momento fue medallista de Juegos Olímpicos y campeona del Maratón de Nueva York. Si no están tan inmersos en el tema, los invito a que lo sigan porque son un equipo en toda la extensión de la palabra, sus integrantes tienen un gran nivel y han tenido excelentes resultados tanto mujeres como hombres.     

Debido a la pandemia, han realizado competencias de pista a puerta cerrada, pero me llama la atención cómo se han ayudado entre ellos para dar muy buenas marcas. Por ejemplo, hace unos días en un cinco mil, dos de las atletas (Shelby Houlihan y Karissa Schweizer) marcaron el ritmo durante todo un cuatro mil para que sus demás compañeras únicamente se preocuparan por dar todo de sí mismas en el cierre. Y así fue, al final Elise Cranny culminó con un tiempo de 14:48, y Courtney Frerichs con 14:50. 

En un momento más (estoy escribiendo esto en viernes a las 9:00 pm) las chicas del Bowerman correrán nuevamente un 5 mil, pero esta vez se busca que Shelby y Karissa corran a un ritmo de 1:10 por vuelta, para lo cual sus colegas les ayudarán a que puedan mantenerlo y así cumplan con el objetivo buscado de correr alrededor de 14:30 minutos. 

Han entendido lo que es el trabajo en equipo, saben que con disciplina y esfuerzo todas tendrán su momento para brillar. A veces unas tendrán que hacerle la carrera a otras, apoyarse vuelta tras vuelta en los entrenamientos, pero esto no se trata de rivalidades sino de sana competencia, porque al final si a una le va bien habla bien de todas (lo mismo en el caso de los hombres). 

Cuando llegué a Gondi Mx Team pude entender eso: que en equipo es mejor. La mayor parte de las sesiones las realizo con mi compañerita Mitzari, y no saben lo bueno que es eso. En ocasiones ella se siente con más ánimos o más fuerte, o yo viceversa, pero siempre nos ayudamos y nos echamos porras mutuamente. Cuando el coach nos dice qué nos toca hacer, nos volteamos a ver con cierta complicidad porque sabemos que el sufrimiento será compartido pero la satisfacción también. 

Recuerdo bastante un viernes cuando ella se estaba preparando para su primer maratón, el coach me pidió que la apoyara con un entrenamiento largo en pista (1×3000 + 2×3000). No era un trabajo de tanta intensidad pero sí de acumular mucho volumen, y esos son los que más cuestan cuando estás solo. Ese fin de semana yo iba a competir en un 10k en Mérida, pero sin dudarlo acepté ser su “pacer” , porque entendía  lo importante que era para ella que ese entrenamiento saliera bien. Al final cumplimos. 

Con la cuestión del Covid 19 he tenido que trabajar sola, y vaya que es diferente. Si todo marcha bien, espero que pronto regresemos a los entrenamientos en conjunto para que podamos realizar juntas nuestra preparación para maratón (para ella será el segundo y para mi el primero), seguro que será una gran experiencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *